On the fringe

Quienes me leen habitualmente saben que, cuando elijo otro idioma para dar título a un post, es porque me permite hacer uso de un juego de palabras imposible de lograr en castellano.

“Fringe”, además de referirse a los flecos de la ropa, tiene una connotación de algo periférico. De ahí que estar “on the fringe” aluda a estar al margen de un territorio “central”. Algo así como ser un outsider en algún sentido (o en muchos). Estar fuera del sistema normal de las cosas, por ejemplo del universo del trabajo o de las relaciones de pareja. O realizar ciertos consumos y prácticas considerados marginales o -como la otra cara de la misma moneda- evitar o no poder acceder a aquellos que son considerados apropiados.

Esa sería la definición -al menos la que considero más apropiada- de estar on the fringe. Y describe bastante bien esta etapa de mi vida.

Estar en esa zona es una experiencia intensa, pero puede rescatarse un valor positivo: es  un ambiente que -por diversos motivos- puede ser fértil para la expresión artística. No en vano los cazadores de tendencias recorren ambientes más o menos externos a (o expulsados de) un sistema dominante para detectar prácticas que luego serán extrapoladas a otros universos y se pondrán “de moda”. La historia de varios artistas luego reconocidos, por su parte, tiene también un comienzo bastante marginal, que a veces condiciona toda su trayectoria.

Podría seguir escribiendo de ese tema porque me interesa mucho, pero excede las pretensiones de este espacio así que voy a retomar el tema de la ropa.

Hoy, un look negro total salvo por un detalle bastante colorido. Y con flecos, por supuesto.

Items:

-musculosa de lycra negra Tex (las de Carrefour),

-jean elastizado de Zara ya archiconocido,

-cinturón de gamuza con flecos Delaostia que mostré hace poco,

-y un collar de esos que todas sabemos hacer, que llevan cintas atadas en sus eslabones. Como corresponde, este collar fue hecho por mí, con cintas coral (y fluo), dorado opaco y bronce también opaco (yo usé cintas de Cordón de Oro compradas hace un tiempo en una mercería de esas que parecen supermercados).

Besos

Anuncios

Plata & quemada

Hoy, tres ítems polémicos, tanto por separado como en su combinación.

Soy consciente de que pocas personas se los pondrían… quizás por eso me gustaron y me llamaron la atención.

De todas maneras, creo que el jean “metálico” tendrá sus adeptas durante el 2012.

Presento, entonces, los ítems de hoy:

-Plata: el jean de Zara, comprado en el 2011, con corte más bien de chupín pero no tan ajustado, y con cierres en las botamangas.

-Quemada: la remera rocker de Chaser, con agujeros (sí, la compré así, como ya conté en otra entrada).

-Y para dar un toque de color, el cinturón de lentejuelas de Forever 21.

Como accesorios, pulseras plateadas de Indian Emporium (y esmalte al tono).

No doy mucho la cara en las fotos porque no fue mi mejor día. La segunda parte del título es bastante certera en este momento.

Besos

Little blouse of the prairie

Hoy les presento la primera de mis compras de Bimba (que, finalmente, fueron 3 que estimo prorratear bastante). Y con esto se cierran las compuertas de las compras hasta nuevo aviso.
Se trata de una blusa muy estilo little house on the prairie… más precisamente, muy Caroline Ingalls. Pero la combiné con una faja animal print más digna de la mamá de Nelly Olson.
La blusa, negra y de género “asedado” tiene un tipo de corte que me encanta, por eso la vi y supe que era para mí (gracias Jazmín por mostrármela): detalles de recortes -en este caso, en forma de pico tanto en la delantera como en la espalda-, mangas amplias y cuello semi-alto. Es muy versátil, se podría usar con muchas cosas y como la pienso usar mucho, ya publicaré otras combinaciones.
Por el lado emocional (cosas que ocurren con la ropa vintage y de las que hablé algo en la entrada dedicada a Bimba) esta prenda me hace acordar mucho pero mucho a algunas cosas que cosía mi tía abuela… una historia bastante triste que si algún día escribo la novela de mi vida contaré. Ahora, lo importante es darle una nueva historia a esta prenda en cuestión.
Hoy la usé con:
-mis “jeggins” negros de Zara,
-botas texanas verdes de Ferraro,
-faja animal print de hace muchos años,
-pulsera Nina Piu con otro estampado animal print
-y aritos con colgante de mariposa
-no salió en las fotos pero, como abrigo, la capa verde de rapsodia que mostré en otra entrada “little” (little green riding hood).
La próxima vez que use esta blusa les muestro con más detalle la espalda.
Besos
pd. sí, todavía no me arreglaron la pared

Babélico

Hoy, un post acerca de un día muy ecléctico, como los libros que componen la torre de babel creada por Marta Minujín en la plaza San Martín, que fue una de las paradas de mi recorrido.
Ayer visité el local de mi amiga Luciana Ibarra y sus hermanas -Ibarras- y saqué algunas fotos que incluyo en el post. Casi todo lo que venden es diseñado por ellas mismas y el estilo es muy urbano: calzas con estampados diversos, monos sueltos y coloridos, vestidos largos, pantalones de corte amplio… si algún día están paseando por Palermo y tienen ganas de visitarlo, está ubicado en Fitz Roy 1616 (entre Honduras y Gorriti). Y quizás, si tienen hijos/sobrinos/ahijados pequeños, se pueden ir con el plus de una foto con Carolina Ibarra, la famosa chica “zapping zone” que es hermana de Luciana y a veces anda por el local.
Después me fui a comer a Tancat, clásico de clásicos porteño: ¿no lo conocen todavía? Tienen que ir a comer una buena tortilla o algún pescadito si les gusta. Mi elección de ayer fue trucha a la manteca negra, ultra deli. Dirección: Paraguay casi Florida.
Y, para cerrar la noche, algunas fotos nocturnas de la mencionada torre de babel (sin pretensiones porque fueron sacadas en dos minutos y con camarita casera… y ya se sabe que las fotos nocturnas requieren cámara más pro). Es una obra que bien vale una visita y quedan algunos días para ir ya que, por lo que sé, la desarmarán el 28.
Mi look casi no se ve, pero estaba black and blue y tenía puesto lo siguiente:
-mis “jeggings” negros de Zara
-remera del outlet de Materia, en una tela de acabado brilloso y con muchos volados ($15 hace más o menos un año)
-pañuelo en cuadrillé blanco y negro de Christian Lacroix
-mi camperita de “cuero” de Indian Emporium
-botas texanas Clona
-aros dorados de Todo Moda, viejísimos
-y colgante de camarita de Complot.
Besos
ibarras 1

ibarras2

la trucha (mmm veo la foto y me da hambre)

la remera más de cerca

bis

Y más Ibarras:

Zara key

Si esperaban verme con sombrerito y vestido con delantal, lo siento, pero no (por el momento).
Hoy, un look muy simple (que, en rigor de verdad, es el de ayer. Veré si llego a sacar fotos del de hoy). Quería estar muuuuy cómoda y no tenía ninguna actividad que requiriera una vestimenta “formal”, de manera que improvisé con bastante libertad.
Cuando terminé de vestirme advertí que casi todas las prendas eran de Zara… la historieta es que durante muchos años (por razones más propicias para ser contadas en una charla de café que a través de este medio) me negué a pisar un local de dicha marca. En el momento en que pude -digamos- “superar el trauma”, adquirí la terrible fe de los conversos (que, ya se sabe, es la peor de todas) y comencé a sumar unas cuantas prendas zarescas. Debo reconocer que literalmente eran la “missing key” en cuanto a ítems básicos en mi guardarropas.
El look de hoy/ayer está compuesto por:
-jean boyfriend
-cardigan fucsia (de los que venden siempre)
-remera negra básica
(todos esos ítems son de Zara y ya los he mostrado en varios looks, recuerden que -si lo desean- pueden verlos haciendo clic sobre la etiqueta correspondiente)
-campera negra con corte biker y lentejuelas negras y plateadas, también de Zara (esta prenda no la había mostrado antes y reconozco que en estas fotos no se ve del todo bien, pero la volveré a usar a la brevedad y la mostraré mejor)
-pañuelo cuadrillé en los tonos del resto de las prendas, regalo de la mamá de una amiga (no es la clase de pañuelo que me hubiera comprado, pero tiene un gran valor afectivo para mí así que cuando se da la ocasión intento usarlo)
-zapatitos glitter de Paruolo de esta temporada (una de mis últimas compras del año, allá por febrero) que ya han sido presentados oportunamente
-maquillaje en tonos rosados (que dicen que disimulan el cansancio)
-y cara exageradamente seria (producto del cansancio).
besos

Ménage à quatre

Ante todo -y aunque el título parezca ir por un lado y estas palabras por otro- les deseo a l@s lector@s de este espacio que pasen muy felices pascuas y puedan festejarlas de acuerdo a sus creencias y sus gustos.
En mi caso, este año, el ayuno y la abstinencia pasan más que nada por la ropa… y de alguna manera, para mí, esa renuncia tiene una dimensión espiritual porque es una decisión que nace de cambios internos y de una necesidad de reorganizar mis prioridades.
Y, al fin y al cabo, la vida sigue y la nave va… la mía rumbo a Uruguay por estos días, de manera que lo más probable es que no escriba nada aquí hasta la semana que viene en la que, con suerte, publicaré alguna foto con esos bellos paisajes de fondo.
El título del post hace referencia a mi look de ayer (en el momento en que publico esto estoy viajando y algo más abrigada que en las fotos), una relación de 4 colores en un equilibrio particular: el rojo, el azul, el blanco y el negro (y, visualmente, el gris a partir de los dos últimos).
El rojo,
-en el sweater de Materia con cuello volcado y mangas balloon de raso, comprado a $15 en el outlet de esa marca (el de avenida Córdoba) hace poco más de un año. 100% sintético, sí, pero cómodo y apropiado para la temperatura de “media estación”.
-y en los zapatitos de Carlo que ya he mostrado y seguiré mostrando con frecuencia.
El azul,
-en el jean boyfriend de Zara (que es enorme, lo reconozco, pero a mí me gusta y lo uso mucho).
Y el blanco y el negro,
-en el estampado pied de poule del blazer de Celeste A comprado hace unos10 años en la avenida Alvear (ha resistido bastante).
-y en las perlitas del collar de Mundana que use como cinturón con un lacito rojo.

Además, a manera de pulsera, usé el lazo de mi vestido Vitamina rojo, blanco y negro que ya he mostrado en un par de looks.
El bonus track de las fotos es la mancha de cemento que sigue estando dado que los de la obra de al lado todavía no han venido a pintar la pared. Por ahora no me molesta porque, igual, tienen para rato y la verdad es que no tengo decidido el color que quiero para esa área. Como puede apreciarse -parcialmente- en las fotos, soy feliz rodeada de colores de manera que, aunque la primera opción para la pared sería el blanco (que no falla y me encanta) una pared de color pleno sería una posibilidad interesante.
Postdata 1: no subí fotos de la colección de Ibarras (el negocio de mi amiga Luciana y familia) porque no pude pasar aún.
Postdata 2: recomiendo la obra “El aire del río” que vi en el San Martín… Pompeyo Audivert e Ingrid Pelicori, a la altura de las circunstancias tal lo esperable, y me llevé una agradable sorpresa con Alejandro Awada. Hubo algunas cosas que me resultaron un poco forzadas en la puesta, pero es una cuestión de gustos. En el balance total, sin duda recomiendo la obra aunque sólo fuera por el excelente trabajo de los actores.
Besos y que disfruten estos días

-el blanco pleno, en la cartera de cuero de oveja con aplique de flores de María H (la empresa de la chica que escribe o escribía en el blog de Mario Mactas… hace siglos que no entro), comprada en la misma época que el blazer.

Miss Dorins

En rigor de verdad, este no es mi look de hoy sino el de ayer, pero como tuve un día non stop lo posteo hoy y de paso me pongo un poco al día. Está armado en base a una prenda que me hace sentir como una caja de corazoncitos dorins ambulante (los de mandarina siempre fueron mis favoritos).
La prenda en cuestión es una camiseta (en teoría de uso indoors) de Jumbo con estampado de corazones. Tiene un efecto push up y diría que casi algo de modelador también. Por $39, no está mal.
Además, es muy cómoda y se adapta perfectamente al uso de puertas para afuera.
Para cortar un poco con lo ajustado, la acompañé con mi jean boyfriend de Zara. Y para cortar con el look empalagoso de los petit coeurs, usé mi campera biker de eco-cuero (comprada en Indian Emporium el año pasado).
Accesorios:
-Zapatos rojos tipo guillermina con algo de taco (chino). Las compré el año pasado en Carlo (Santa Fe y Rodríguez Peña) y resultaron bastante cómodas.
-Pañuelo blanco y negro como cinturón.
-Aro solitario de India Style con pequeña cascada de perlitas.
-Mi brazalete plateado de Indian Emporium.
Por otra parte, les cuento que redoblé mi apuesta de recortar gastos de ropa y decidí que -en principio por dos meses- me voy a abstener de realizar compras relacionadas con los rubros moda, perfumes y maquillaje. Sólo me compraré la tintura para teñirme, ya que desde hace años me hago el color en casa (de hecho el color chocolatoso de las fotos es el que me hice el lunes. Desde hace un año aprox. uso Revlon Colorstay que me da buenos resultados).
Me va a costar un poco sostener la decisión en semana santa, cuando posiblemente cruce el charco y tenga free shop a mano (los perfumes siempre me tientan) y un Magma cerca. Pero las metas lo valen, tengo mi zanahoria delante de mis ojos, y espero lograrlo. Ya les contaré.
Besos