Möoi & Moai

(o “todo tiene que ver con todo”)
Algunas personas que lean este post sabrán a qué hace referencia el título; otras no, así que vamos por partes:
Möoi:
Möoi es un bar-restó muy coqueto que se encuentra en Belgrano, ahí nomás de la famosa Iglesia Redonda y en la misma manzana de la también célebre “Casa del ángel”, que hoy en día es un edificio con un pequeño paseo de compras. En lo que a mí respecta, me encanta este bar y su decoración, perfectamente podría vivir en una casa así ambientada. Tanto me gusta que el año pasado quise celebrar mi cumpleaños allí… pero tenía ya agendado mi viaje al glaciar Perito Moreno – Torres del Paine – Puerto Natales, así que finalmente terminé cayendo en la triste realidad de que era una cosa o la otra.
Esta semana se cumplió un año de su inauguración y ayer algunas clientas fuimos invitadas a una degustación de té. En rigor de verdad, algunas clientas y un hombre, Christophe; las fans de la primera hora del canal Gourmet sabrán a quién me refiero: al cocinero francés histórico de ese canal, quien fue con su mujer, muy bonita y con mucho model style (alta y flaca). 
Degustamos:
-Té blanco Pai Mu Tan: muy suave y almibarado y -según dicen- el más antioxidante de todos. Si les interesa, este té lo pueden comprar (o probar) en Chez Pauline, donde por cierto también averigüé para festejar mi cumple… se nota que lo mío son las casas de té.
Además, les comento que el 12 de mayo se realiza allí una degustación de té, evento más que recomendado si les interesa el tema. Eso sí: cotiza nada despreciables $120, que se amortizan un poco ya que entregan algunos regalitos. Las hacen periódicamente.
Maridado con: biscottis de frutos secos.
-Té verde Gyokuro: si están acostumbrados al té verde tipo Taragüí (que por lo menos a mí no me gusta nada, me resulta muy fuerte y con gusto a cubito knorr) esto es nada que ver… mucho más suave y rico. Lo recomiendo fervorosamente. Se consigue en la casa de Japón y supongo que por el barrio chino en algún recoveco también.
Maridado con: lemon bars (en möoi las hacen moooy bien para mi gusto).
-Té negro Black Caramel de la reconocida marca chilena Zoe!. Muy muy rico si les gustan los tés dulces, este incluye -obviamente- caramelo y notas de vainilla y frutas secas. Tealosophy tiene un blend muy similar, el Frida’s Almond. 
Maridado con: shot de fundido de chocolate y delicia de frutos rojos (frutillas y frambuesas + crema y merengue).
-Y otro té negro versión Chai con canela y cardamomo, maridado con torta cremosa de chocolate.
Todo exquisito, realmente una tarde amable.
Retomo ahora la segunda parte del título,
Moai:
Esta semana definí que en octubre me voy unos días a ver los moai (parece que es así sin s) a la Isla de Pascua; en parte por eso (aunque no únicamente por eso) es que decidí reducir a cero las compras de ropa en esta temporada, dado que no es un viaje barato. Si bien ese destino no era mi primera opción, hace mucho tengo el sueño de conocerlo y estoy muy ilusionada con este viaje. Por supuesto, como corresponde a toda viajera obse, además ya tener los pasajes tengo todo mi itinerario prácticamente definido… pero si algun@ de los lector@s ha visitado ese lugar y quiere hacer algún aporte al respecto, será más que bienvenido.
Les dejo algunas fotos del salón del primer piso de  Möoi, donde se realizó el evento, y de mi look para esa tarde. Es una variante del navy look que presenté alguna vez en el comienzo de este blog:
-Jean rojo Vitamina
-Blazer azul con moño Forever 21
-Remera Blancanieves Ona Saez (me gusta la combinación rojo + azul + gris)
-Mis brazaletes plateados Indian Emporium 
-Aros Nina Piu (turquesa -aunque sea en un detalle- y gris también es una combinación que me gusta)
-No mostré zapatos porque no me había decidido al momento de las fotos… finalmente usé unos rojos.
-Y para introducir el ítem “Easter” salen unos huevitos de pascua Milka… no soy de comprar huevos en Pascua pero vi estos en Jumbo y los tomé como un elemento de decoración. Efímero, pero colorido.
Besos

Anuncios

Samba de fin de janeiro

El fin de semana leí en un sitio francés una lista de los 25 ítems clave de la primavera/ verano 2011. Ya iré hablando de varios de ellos, pero para comenzar elijo el de los “colores stabilo” y armo un outfit digno de un dance floor para despedir un enero que para mí, literalmente, fue un baile.
Así empezó, así transcurrió; es justo que así acabe y que sea yo y no las circunstancias las que musicalicen este día. No sé si saldré de disco night pero por lo menos me quedaré sambando en casa.
Un “stabilo” es un resaltador, denominación derivada justamente de una famosa marca europea. De todos modos, quienes no gustan de los colores flúo pueden quedarse tranquilos porque ya no se trata de tonos fluorescentes sino de tonos plenos y saturados de la familia de colores típica de los resaltadores: amarillo, verde, azul, anaranjado, rosa (y también un poco de lila/ violeta).
De manera que para armar mi look de hoy elegí una prenda en un color bien saturado: un azul casi eléctrico. La prenda azulada en cuestión fue comprada hace un año en Ona Sáez, es una blusa de un solo hombro satinada con cintura elastizada y un gran moño con una larga cinta que para mayor comodidad anudé. Y para acompañar con otro toque de paleta stabilo, me puse los zapatos verdes que presenté en el post anterior.
El jean (azul oscurísimo para hacer contraste con la blusa y destacarla) es de kosiuko de hace años; es recto con botamanga amplia y está contorneado por lentejuelas traslúcidas que le dan el toque disco.
Como accesorios: brazaletes plateados de $2 de Indian Emporium y mi colgante de coronita de María Rivolta.
And that´s all.

Lookbook

Estas son algunas de las fotos del último ejercicio que hicimos en el curso de producción de moda de Josefina Laurent: un lookbook. Celeste -mi compañera de equipo- y yo trabajamos con Ona Saez, marca cuyos vestidos me encantan (de hecho usé el de las fotos para mi cumple). La modelo no podía ser más linda y simpática, se llama Nadia y es una Dotto girl. Las tomas se hicieron en el estudio de Gustavo Saiegh y las sacó Agustín, su asistente.