40. Ludovica tiene razón

ludovica.jpg_869080375

Domingo, cinco de la tarde. El sábado fue un día radiante; hoy es un día oscuro y empañado y la ciudad se repliega en sí misma, de manera absolutamente literal. Aquellos que viven en Montevideo (o lo han hecho) me comprenderán.

Hace mucho, mucho que no saco fotos, salvo algún autorretrato y un par que usé en los últimos posts. Decido salir a ver si puedo aprovechar la hora de luz que tengo por delante. Camino por 21 de setiembre hasta la rambla y atisbo el panorama.

Nadie, no hay nadie. Ni siquiera es que acá sea el día del padre, ya que esa fecha se celebra en julio. Salvo por los autos que pasan, el entorno es casi fantasmal y la luz se va apagando de a poco. En ese contexto, los pocos corredores que cruzo –todos encapuchados- me parecen zombis. Y, por las dudas, los esquivo.

Se dice que, cuando uno está triste o con las energías bajas, una de las soluciones más simples, económicas y efectivas es salir a caminar. Yo digo que, si uno está solo en Montevideo en una tarde de domingo fría, húmeda y gris, ni lo intente. El remedio será, con la certeza que me da la experiencia, peor que la enfermedad.

De manera que para no incursionar en la línea narrativa a la que de manera inexorable me llevaría el estado en que me dejó la caminata, voy a dedicarle lo que queda del post a mi gurú, mi pitonisa, la Marta Minujín del horóscopo. A mi querida Ludovica, y a su libro del horóscopo chino versión 2013.

Hay un ejercicio que no siempre hago, pero en este que es mi año –y el de todas las serpientes- no quería dejar de hacerlo. Se trata de releer el capítulo dedicado a las predicciones para nos, esos adorables bichos. Y determinar qué tan acertadas están siendo ya que, a mitad de año, podemos hacer un balance parcial.

Por lo tanto, dedico las siguientes líneas a las serpientes. Por otra parte, ahora que sé mi hora de nacimiento, descubrí que soy una serpiente con ascendente gallo. Es decir, la famosa serpiente emplumada, algo así como una serpiente al cuadrado (eso explica muchas cosas).

Ludovica (pre)dijo que:

a) El año será como ustedes: ciclotímico, veloz, frío, calculador, mediático, avasallador, mordaz, sazonado con intrigas, traiciones, golpes bajos que habrá que enfrentar como Maravilla Martínez en el ring.

Empezamos mal. Si pudiera ser tan fría, calculadora y avasalladora no tendría ni la mitad de los problemas que tengo. Tendría otros, quizás. Pero muy diferentes y con esa personalidad seguro me afectarían menos. Ahora bien: sí, el año hasta el momento ha sido ciclotímico y sí, he recibido golpes bajos. No seré Maravilla Martínez, pero al menos no me bajé del ring.

b) La serpiente de fuego comenzará por pagar deudas y buscar ‘su lugar en el mundo´. Es un año de liberación del pasado rumbo a una nueva vida.

No sé si todas las serpientes de fuego habrán hecho eso, pero me considero un caso testigo de este punto.

c) El estilo de la serpiente es solitario y en general no acepta consejos ni pide ayuda cuando más lo necesita.

La historia de mi vida.

d) El espíritu del año es de cambios y según sea el proyecto, plan, enfoque, estrategia del año podrá dejar en los maizales, las rocas, la playa, la selva, la vieja piel para quedar desnuda tiritando en el frío y oscuro invierno en soledad.

A la luz de los hechos, creo que cuando Ludovica escribió esa frase estaba mirando este momento de mi vida en su bola de cristal. O quién sabe dónde, pero la pegó. Igual, a continuación agrega que:

e) La liberación es revitalizadora como la primavera, en la cual brotan las nuevas hojitas, las flores y los frutos después de una época de sequía y obstrucción.

Gracias por el consuelo, estimada Ludovica. Pero, para llegar a la primavera, primero habrá que pasar el invierno, que recién está por comenzar.

f) Podrá reformular cada área de su vida: desde los órdenes del amor, la pareja, el lugar donde vive, los vínculos insalubres que la han llevado a la enfermedad física, psíquica y emocional.

En eso estoy (especialmente en la parte de “el lugar donde vive”), de manera que en lo que a mí respecta, esa predicción está aprobada.

g) Hasta que “acomode el recado” quizá la primera parte del año será incierta y con situaciones aún no resueltas, luego todo volverá a la normalidad.

“Acomodar el recado” es una frase tan polisémica como “soltar el ladrillo” y todavía estoy tratando de descifrarla. La incertidumbre y las situaciones no resueltas son mi pan de cada día, de manera que en esta también debo darle la derecha a la señora Ludovica.

h) Morderá directo al rostro de los que la hagan pasar malos tragos.

Y sí, me siento Diana la de V invasión Extraterrestre.

i) Habrá que aceptar los límites. La energía de este año viene a enseñarle, a controlarla, a dominarla. No es un año fácil, ni podrá concretar nada en especial, porque no están dadas las condiciones.

La viene pegando tanto que ya me da escalofríos. Aunque quizás también sean el hambre, el cansancio y que a la noche en la cocina la calefacción ya no se siente.

j) Cada serpiente tendrá que armarse de paciencia y analizar con calma todos los movimientos que haga. No es un año para comprometerse en otra revolución, ni es el momento de hacer las cosas descuidadas y a toda prisa. Despacio, que vas de prisa, querida serpiente. Y bienvenida al año de tu conversión en serpiente emplumada.

No estoy tan de acuerdo con esto ya que, cuando las situaciones apremian, a veces no hay mucho margen para la calma. No obstante reconozco que quizás (sólo quizás) me ayudaría seguir ese consejo. En cuanto a lo de ser serpiente emplumada… por las razones arriba expuestas, ya me considero una.

k) La serpiente deberá hablar con las nueve lunas de Júpiter, seleccionar cada día con inteligencia para decir, como la canción de la cigarra, “tantas veces me mataron, tantas veces me morí, sin embargo estoy aquí resucitando. Gracias doy a la desgracia y a la mano con puñal, porque me mató tan mal y seguí cantando”.

Este año es una sucesión de pequeñas muertes seguidas –al menos por ahora- de otras tantas resurrecciones. No puedo más que coincidir con esa sabia y preciosa letra.

l) Este año es la oportunidad de tocar fondo, cambiar la piel, dejar atrás una vida y comenzar otra en esta, la única que tienen.

Así es. No sé si habrá otras vidas o no pero en todo caso, aquí y ahora, esta es la única que me importa.

Los tips del libro de Ludovica (II): Búfalo

Siguiendo en orden con el horóscopo chino, hoy van los tips de moda para el 2011 correspondientes a los búfalos.
Fechas de nacimiento de esos animalitos de Dios:
Del 25 de enero de 1925 al 12 de febrero de 1926
Del 11 de febrero de 1937 al 30 de enero de 1938
Del 29 de enero de 1949 al 16 de febrero de 1950
Del 15 de febrero de 1961 al 4 de febrero de 1962
Del 3 de febrero de 1973 al 22 de enero de 1974
Del 20 de febrero de 1985 al 8 de febrero de 1986
Del 7 de febrero de 1997 al 27 de enero de 1998

Los consejos son más bien generales y obviamente no todos los búfalos se sentirán representados, pero de todos modos los interesados podrán aunque más no sea satisfacer su curiosidad.

Hoy tengo un día low energy y eso se refleja en el video, especialmente en la voz y la expresión, pero decidí postearlo igual porque a este paso va a llegar el 2012 y el pescado (del barrio chino obvio) sin vender.

Por cierto, en la entrada anterior me olvidé de aclarar que, si bien el libro es el de Ludovica, la autora de la sección correspondiente a la moda es Mona Estecho, así que vayan los créditos correspondientes para ella. Como dije antes, yo simplemente resumo sus palabras.

Los tips del libro de Ludovica (I): Rata

HOY decidí dejar de lado todos mis problemas urbanos y ponerme en el rol de pitonisa snake (obviamente estoy usando mi remera snake de Ona Saez).
Y en ese rol, les dejo la primera entrega de los videos con tips fashionistas para este año, de acuerdo al libro de Ludovica. En rigor de verdad, creo que el consejo fundamental dirigido a las ratas (que tan ratas no deben ser porque parece que gastan de lo lindo) es aplicable a todos los animalitos.
Reclamos: directamente a Ludovica. Yo soy una simple medium.
La nitidez del video es casi nula, pero se escucha el audio que es lo importante. Ya ensayaré opciones de más calidad para el próximo video.
Y cuando llegue al video número 12, creo que estaré en condiciones de ser columnista de Utilísima. Es cuestión de práctica y de irse soltando.
así que ya saben ratas!
Namasté