Welcome to the jaguar house

dans le top one de radio lèvre,
a la tête des derniers trois mois et encore maintenant,
les Illya Kuryaki and the Valderramas,
avec leur chanson Bienvenus à la Maison Jaguarrrrrrrrrrrrr

Hoy muestro otra opción para el casamiento del sábado, bastante diferente a la anterior porque el vestido es completamente otro estilo. Se trata de otra prenda a estrenar, un vestido de rapsodia muy vaporoso de gasa animal print con hilitos dorados. Lo compré el año pasado en la liquidación de invierno y quedó pendiente en el perchero a la espera del evento justo. Se lo vi una vez a Mariana Fabbiani en RSM y me encantó. Esperé pacientemente a la liquidación y lo conseguí (puede fallar, pero esa vez tuve suerte).
Tal como se describía cierto vestido en un cuento infantil cuyo título no recuerdo, este modelo puede plegarse y guardarse dentro de una cáscara de nuez (bueno, casi). Así de livianito es.
Tiene mangas acampanadas al codo y un lazo corte princesa para ajustarlo un poco. Apenas un poco de escote en la espalda y largo a la rodilla. Es decir que, salvo por las connotaciones del estampado, es ciertamente un vestido muy rescatado, apto para muchas edades, siluetas y situaciones.
Fiel a mi estilo, ni se me ocurrió usarlo con zapatos dorados, negros o animal print, sino que lo combiné con las sandalias verdes de Perugia (Meena) que mostré en el musical post “If I fell”. También lo usaría con sandalias rosas, pero no tengo. Uñas, por ahora en verde. Pero no descarto el rosa para el sábado.
Y como único accesorio: aros bastante importantes en beige y dorado de Dolores Iguacel, actualmente en venta ($100 aprox.). Si elijo esta opción para vestirme el sábado, ya se los mostraré con más detalle.
Acerca de las fotos del post: la verdad es que usando este vestido me siento diva por un rato, de esas que se quedan tiradas en un sillón y esperan al lacayo que las venga a abanicar y les traiga su daiquiri. No fue el caso ya que estaba sola al momento de sacar las fotos, pero bueno, antes de la sesión me tomé un digno cuba libre casero y prendí el aire acondicionado… una se las rebusca como puede.
En la primera foto casi que parece que tuviera el pelo largo… me da cierta nostalgia, pero estoy feliz con mi corte, igualmente.
Pequeño HIGHlight: la lamparita sin lámpara… en algún momento la tendrá (o no).
Mañana, si llego, les muestro una tercera opción ya que supongo decidiré dos horas antes del evento qué me voy a poner. Besos

PS. Gracias FABI por tu opinión acerca del animal print y los eventos… la tendré en cuenta

Anuncios