Guías y rutas

Será que como me voy de viaje por mi cumpleaños (a Uruguay, por supuesto) dentro de unos días me estoy poniendo turística a nivel inconsciente… no sé. La cuestión es que el viernes coincidieron en mi vida las palabras “ruta” y guía”, con todos los significados -literales y metafóricos- que ellas denotan y connotan.
Hablando de “inconsciente” les cuento que el viernes fui a ver una obra de teatro off llamada “El Guía”, donde actúa Jazmín, la dueña de Bimba, la propuesta vintage que presenté hace unos días y de la que se ha hablado también en blogs amigos. Por cierto, aún me falta mostrar 2 de las 3 prendas que compré en Bimba; ya las verán.
La obra tiene mucho que ver con la terapia y la psicología en general, pero se vale de esos recursos para hablar de temas universales de los que -directa o indirectamente- somos muchas veces protagonistas o testigos. El trabajo de los actores (5 en total) es muy intenso; la energía que despliegan es tanta que es difícil permanecer indiferente. En definitiva, es una obra que recomiendo y pueden ver los viernes a las 21 horas en el centro cultural “El Portón de Sánchez”, en Sánchez de Bustamente 1034 (a metros de avenida Córdoba).
Para saber más de la obra, pueden consultar su blog: elguiaobradeteatro.blogspot.com.
En las fotos, lo que me puse para ir al teatro (en rigor de verdad estuve todo el día vestida así, por eso lo califico como “look de día”). Fueron sacadas muy a las apuradas, de manera que no tienen mucho detalle. Pero, salvo los aros, ya he mostrado todas las prendas.
Items:
-remera Complot del año pasado donde está el tema de las rutas con la famosa frase de William Blake “la ruta del exceso conduce al palacio de la sabiduría”. Una frase muuuy Osho, además.
El tema con las remeras de Complot es que ni bien las sacan las usan tantas pero tantas chicas que a veces se lucen más a la siguiente temporada, cuando la vista ya no está tan saturada con la misma frase o estampa. De todos modos, por supuesto he usado bastante la remera el año pasado también.
-debajo de ella, la clásica camiseta de microfibra (Cocot)
-sobre ella, el chaleco peludo de Markova off white (comprado el año pasado, pero este año con el auge de las prendas peludas tienen símiles por todos lados)
-el pantalón elastizado negro con apliques animal print de Jazmín Chebar (una de mis últimas compras de este año)
-mis botas largas suela de Paruolo (en las fotos salieron bastante oscuras)
-pulseras doradas de Nina Piu
-aros colgantes muy largos, con cadenitas, plumitas, pompones y pelotitas (para hacerle honor a lo de “la ruta del exceso”) también de Nina Piu. Se lucen mucho más con prendas de verano cuando no “chocan” tanto con la ropa, pero tenía ganas de usarlos.
Aviso parroquial: estoy en proceso de búsqueda de una reflex usada (una nueva se me va bastante de presupuesto en este momento), si de casualidad alguien que esté leyendo tiene una en venta, agradecería que me enviara un mail con los datos.
Besos

Simply red

Hoy, como en otras ocasiones, mi look de ayer.
Es muy simple porque el protagonista es el vestido y su color rojo (ahora que está de moda describir los colores con tonos comestibles, se podría decir que es un rojo sandía). Lo compré en Allô Martínez hace 2 años, es casi una prenda rara para el estilo de esa marca porque es más bien clásico y con cierto aire retro por el tipo de figura que hace. Está confeccionado en tejido de punto, con largo a la rodilla y lazo a la cintura: es realmente muy cómodo porque tiene buena caída y no genera roces molestos por ningún lado. Pero -a mi criterio- lo que hace que el vestido valga es su color: en la foto byn se ve que, en gris o negro, sería una cosa completamente diferente.
El año pasado lo vi en el outlet de calle Córdoba, pero ya no en este color; creo que lo tenían en violeta.
Acompañaron al vestido:
-pañuelo Complot también de hace dos años, también con cierto aire retro
-medias rojas compradas en indian emporium
-y -no llegué a sacarles fotos- las mismas botas de Paruolo negras y altas que mostré en el look inmediatamente anterior a este.

Y, antes de despedirme, incluyo la reseña de una nota que leí en mi sitio de cabecera en lo que a moda se refiere -madmoizelle- y me gustó mucho (soy fan de los sombreros). Se trata de los sombreros o tocados más “raros” que se ven en las vidrieras europeas. Los 4 modelos elegidos son el sombrero “gorro de baño”, el sombrero “turbante”, el moño tañano jumbo y el sombrero “galletita”. Por caso, el primero lo venden en Asos y el segundo, en Urban Outfitters.
Y a propósito de los moños: en varias notas leí que son uno de los grandes protagonistas de la temporada primaveral europea y se ven en todo tipo de prendas.
En otra nota del mismo sitio, leí también que en una cadena de tiendas de las más famosas -no recuerdo cuál de ellas- están vendiendo guirnaldas de flores para la cabeza y tal parece que las teens los usan… veremos si esa moda llegá aquí.
Mi preferido de todos estos es el sombrero galletita, que me encantó: sólo que me gustaría encontrar uno con un golpe menos de horno, más clarito. De todas maneras, no vi ninguno así en Buenos Aires (mejor, porque tampoco podría comprarlo en este momento).
Besos

Runaway cinderella

El título del post se inspira, primero, en mi peinado, que me da muy cenicienta con el flequillo de costado y la vinchita. Es un rodete fake -logrado con mucha hebillita atrás- ya que tal lo imaginable el largo no me da para ninguna clase de updo.
Las botas -las floreadas de wanama- también dan un toque naif que une a los pies y a la cabeza en un mismo concepto.
Ahora bien: en el espacio que queda entre los pies y la cabeza todo se desbanda porque el corazón de la niña quiere escapar hacia algún otro universo… y eso se ve reflejado en la biker jacket. La chica está pronta para subirse a una moto e irse hacia otros territorios (cualquier similitud con mi propia vida es pura coincidencia… o no si se lee entre líneas el post alusivo a mi corte de pelo).
El gesto de “me sostengo la cabeza porque me duele” y la cara ojerosa de la cenicienta dicen bastante al respecto… evidentemente, hay algo que se ha dejado de atrás, una situación de crisis, y algo nuevo que se busca (además de un pequeño acting para reforzar el concepto, claro).
Sin más preámbulos psicoanalíticos, he aquí el outfit en detalle:
-Mi segunda compra uruguaya, campera de “cuero ecológico” blanca y con tachas comprada en Uruguay en Indian Emporium hace menos de una semana.
-Vincha plateada y brazaletes también de Indian Emporium, que ya he mostrado unas cuantas veces.
-“Tregging” (calza jean) negro elastizado de Zara, un super comodín para mí.
-Musculosa gris básica, con voladitos en los breteles.
-Remera de Complot con la a estas alturas archi famosa frase de William Blake (que he vivido en carne propia).
-Botas texanas floreadas de Wanama, que de a poco también voy amortizando.
-Y como corresponde a una reina en ciernes como cenicienta, que busca su destino: el colgante coronita de María Rivolta.
besos

Mi pequeño pony

Este post también podría haberse llamado (retomando el nombre de uno más antiguo) “No quiero un horse´s neck, quiero un horse in the neck”. Pero bueno, me acordé de los pequeños ponys y salió así.
Los caballos son mis animales favoritos. De manera que mi outfit de hoy es una especie de homenaje a ellos.
Por otra parte, el famoso “pequeño pony” (que asumo que todas las chicas de mi generación y un poco más jóvenes conocen) era uno de mis juguetes preferidos. ¡Ah! Extraño a mi hermoso pony rosa que hasta se iba conmigo de vacaciones. De ahí los colores de algunas fotos, ya que posiblemente una de las cosas que más me gustaban de los pequeños ponys era que parecía haber uno de cada color. Sí: ya de chica me perfilaba como amante del colorinche.
Items del outfit:
Empiezo por los caballos:
1- Colgante de Forever 21 comprado en la feria de Luli B. (Precio de feria: $20, precio original supongo que uno o dos dólares. Es un pedazo de lata, lo sé. Pero igual me gusta).
2- Cinturón elastizado de Complot con caballitos dorados, de esta temporada.
Y por otra parte:
-Jean negro elastizado de Zara
-Musculosa blanca NN
-Pulseras en negro y dorado
-Chatas doradas
-Cartera estilo montura de caballo para seguir con el espíritu equino (no apta para puristas de las combinaciones ya que es negra y marrón).
-Maquillaje: en tonos dorados/ cobrizos
-Y sigo con los rulos cortesía de gama
Besos a todas mis lectoras

pequeño pony, mi pequeño pony, llévame a cabalgar/
pequeño pony, mi pequeño pony, hoy es un día especial…

Separadas al nacer

Vivieron mucho tiempo a pocos metros una de otra, pero no lo sabían.
Lo ignoraban, hasta el día en que yo, cual emisaria del destino (¡¡¡ay qué emoción!!!) las volví a reunir y lloramos un rato las tres juntas. Bueno, las cuatro, si la cuento a mi billetera (que fue sponsor del encuentro).
No diría que son gemelas sino más bien mellizas, porque las une el estampado y las separa el género.
Una es de poliester y viscosa; la otra, de rayón.
Y, por supuesto, las separan también el corte y la marca. No así el precio, ya que dos me salieron más o menos lo mismo.

Me refiero por supuesto a la musculosa y a la camisa que conforman mi outfit de hoy. La musculosa es de Complot, de esta temporada, y me costó poco menos de cien pesos (con descuento). La camisa es de Materia (también de esta temporada) y me costó poco más de cien pesos (también con descuento).
Ambas cosas vienen también en negro.

Prendas que se sumaron a la reunión de reencuentro:
-Pollera mayor de edad (tiene 18 años) de las buenas épocas de eleven. Es de jean, tubo, elastizada y con importante tajo.
-A manera de pulsera: cintas multicolores de otras prendas para, ya que estamos, espantar no sólo a la envidia sino al calor, los que se disfrazan de papá noel, los que dicen feliz navidad cada diez palabras, y otras linduras por el estilo. O sea: pulsera modelo “grinch”.
-El colgante de coronita de María Rivolta.
-El mismo esmalte de ayer.
-Y aros textiles que podrían ser los hermanitos menores de las mellizas, ya que entre las “plumitas” de tela que los conforman hay alguna con el mismo estampado.
Sin embargo, reconozco que lo que Alto Palermo ha unido, el Alto Calor lo separa, y no está para salir a la calle con musculosa + camisa, salvo que vayas a -o estés en- un lugar con aire acondicionado. Otro día veremos las prendas por separado, pero hoy dejémoslas disfrutar de su reencuentro.

Paso de los zapatos porque, lo confieso, no tengo muchos zapatos de verano así que no hay nada nuevo para mostrar. Es la asignatura pendiente de mi guardarropas.
Y no me explayo más porque, a pesar de haber dormido 4 horas (dos más que ayer, voy mejorando) la vida NO me alcanza y el deber me reclama.

No tan mono

A veces los monos -me refiero a la prenda, claro, como se desprende del contexto- no son tan limitados como su denominación puede hacer pensar, y resultan más versátiles de lo que imaginamos.
Cuando vi por primera vez esta mono short, hace unos tres meses en Zara, me encantó pero me parecía muy caro para el uso que le pensaba dar (playero, o mejor dicho para usar en las vacaciones cerca del mar – que espero lleguen en algún momento, cabe agregar). Costaba -o cuesta, porque hace poco vi alguno todavía- $430 aprox. Es de seda con estampado de flores y búlgaros en tonos pasteles y tiene unos volados en la parte lateral que pueden ubicarse bien para el frente, bien para atrás.
El tema es que me había gustado tanto que me quedó dando vueltas y finalmente me lo compré, pensando en darle también un uso más urbano. Lo hice y puedo afirmar que me resultó super, super cómodo y muy muy fresco, ideal para un día como hoy. En este caso, lo estoy usando para actividades de día… de hecho me estoy yendo a comprar maracuyás con este atuendo o sea, literalmente, ahora lo estoy usando para ir a la verdulería. Así que le baje un poco la onda delicadita con ciertos accesorios.
Y como señalé, también puede usarse perfectamente de noche, con unas sandalias de taco alto y accesorios acordes, para una reunión no tan formal pero donde se requiera cierta producción.
Items que completan el look diurno:
-Cinturón todo moda que ya mostré varias veces ($16).
Abro un paréntesis para aclarar que el mono es amplio, eso justamente lo hace cómodo, pero a mí en la cintura me resulta demasiado trapo, por eso uso este accesorio para definir un poco las formas. Para la noche, simplemente usaría otro tipo de cinturón.
-Colgante dorado con camarita de Complot.
-Cartera dorada de Feria de las Naciones ($25), ideal para compritas como la que voy a hacer.
-Pulsera dorada Nina Piu ($15 aprox.).
-Ojotas doradas que no se ven pero ya he mostrado antes.

-Maquillaje sutil en dorado, marrón y rosa
-Y el esmalte gris sé que no es óptimo para estos colores, pero no tuve tiempo de cambiarlo todavía.

Besos, me voy a maracuyear

Push your luck

Contrariando a la filosofìa popular yanquilandística y siguiendo al amigo Kevin (video, más abajo) hoy estoy en esa línea de pensamiento y eso se materializa en una de las prendas que elegí para vestirme.
Según tengo entendido, el tipo de jean al que dedico este post ya prendió en Chile (lo cual no me extraña porque en general las chilenas se quejan de que tienen cola chata) y varias marcas lo tienen. En Europa parece que también circula bastante. En Argentina no sé, pero si alguna tiene el dato, agradeceré que me lo informe.
Por lo pronto, los jeans “push up” están a la venta en el sector Trafaluc de Zara en el mismo modelo que se está vendiendo simultáneamente alrededor de todos los meridianos y paralelos del mundo (justamente estoy estudiando eso, de ahí que me haya salido automáticamente decirlo de esa manera… mmm estaré muy nerd?).
En Europa cuestan unos veintitantos euros, acá un poco más ($219).
Incluyo un par de fotos un poco estilo revista Hombre para que se pueda apreciar el efecto del jean. Y algunas fotos rockeras donde estaba haciendo meditación activa (léase: sacudiendo las mechas) para hacer catarsis de las tensiones.

Items que completan el outfit:
-Remera Complot con la famosa frase de William Blake, por cierto con fallas en los acentos en la traducción al francés.
-Pañuelo Forever 21 con estampado de mariposas que mostré el viernes.
-Pin Complot con forma de caballito para sujetar el pañuelo.
-Sandalias taco chino Blaqué con estampado de flores (otro día las muestro mejor).
-Arito de pluma anaranjada Todo Moda.
-Y pulseritas plateadas de Indian Emporium (o sea, traídas de China vía Uruguay).


Hoy me despido cantando (menos mal que sólo me leen y no pueden escucharme).
Habría que avisarle al que editó el video que le puso mal el título, pero no importa, para un blog de moda viene bien:



I’ve only got a buck in my (push up) pocket
but it feels like I own the world…