Babélico

Hoy, un post acerca de un día muy ecléctico, como los libros que componen la torre de babel creada por Marta Minujín en la plaza San Martín, que fue una de las paradas de mi recorrido.
Ayer visité el local de mi amiga Luciana Ibarra y sus hermanas -Ibarras- y saqué algunas fotos que incluyo en el post. Casi todo lo que venden es diseñado por ellas mismas y el estilo es muy urbano: calzas con estampados diversos, monos sueltos y coloridos, vestidos largos, pantalones de corte amplio… si algún día están paseando por Palermo y tienen ganas de visitarlo, está ubicado en Fitz Roy 1616 (entre Honduras y Gorriti). Y quizás, si tienen hijos/sobrinos/ahijados pequeños, se pueden ir con el plus de una foto con Carolina Ibarra, la famosa chica “zapping zone” que es hermana de Luciana y a veces anda por el local.
Después me fui a comer a Tancat, clásico de clásicos porteño: ¿no lo conocen todavía? Tienen que ir a comer una buena tortilla o algún pescadito si les gusta. Mi elección de ayer fue trucha a la manteca negra, ultra deli. Dirección: Paraguay casi Florida.
Y, para cerrar la noche, algunas fotos nocturnas de la mencionada torre de babel (sin pretensiones porque fueron sacadas en dos minutos y con camarita casera… y ya se sabe que las fotos nocturnas requieren cámara más pro). Es una obra que bien vale una visita y quedan algunos días para ir ya que, por lo que sé, la desarmarán el 28.
Mi look casi no se ve, pero estaba black and blue y tenía puesto lo siguiente:
-mis “jeggings” negros de Zara
-remera del outlet de Materia, en una tela de acabado brilloso y con muchos volados ($15 hace más o menos un año)
-pañuelo en cuadrillé blanco y negro de Christian Lacroix
-mi camperita de “cuero” de Indian Emporium
-botas texanas Clona
-aros dorados de Todo Moda, viejísimos
-y colgante de camarita de Complot.
Besos
ibarras 1

ibarras2

la trucha (mmm veo la foto y me da hambre)

la remera más de cerca

bis

Y más Ibarras:

Back on track

Hello again,
recién llegada de mis vacaciones les cuento que pasé lindos y soleados días, salvo un par con nubes y llovizna (que a diferencia de lo ocurrido en Buenos Aires no llegó a ser lluvia. Lamentablemente, porque una buena lluvia le hubiera venido bien a Uruguay dado que la mayor parte del territorio es rural y siempre necesita una abundante cantidad de agua).
Aproveché el tiempo para reflexionar sobre varios temas y una de las decisiones que tomé afecta más o menos directamente a este espacio que refleja mucho de mi vestimenta. Quiero reunir fondos para un proyecto personal y por eso tomé la decisión de que esta temporada voy a reducir bastante el presupuesto destinado a ropa y me acostumbraré a frecuentar los outlets cada vez que necesite algo para complementar un equipo. Eso implica que verán bastantes prendas repetidas (en especial en los rubros zapatos, carteras y abrigo en los que no creo que invierta demasiado), pero es una buena oportunidad para ensayar combinaciones diferentes. Detesto aburrirme con la ropa que visto así que trataré de encontrarle la veta creativa al asunto del recorte de gastos forzoso (aunque por una buena causa).
Por otra parte, y a pesar de haber recorrido paisajes maravillosos, el tema de las producciones fue un fail porque se requiere de un tiempo que finalmente destiné a otras cosas. De todas maneras me las arreglé para rescatar un rato para unas pocas fotos donde estoy usando las últimas prendas que me compré y que, retomando el comentario anterior, verán en varios equipos a partir de ahora.
En la primera foto lo nuevo son dos ítems de la nueva colección de Jazmín Chebar: un cinturón que tiene aires de country girl pero también de circo (dos estilos que me gustan por su trasfondo lúdico) y un pantalón tipo breeches con la particularidad de que la tela que refuerza la cara interna de las rodillas tiene estampado animal print, bien de amazona diva. Complementan: mis botas texanas de Clona, musculosa beige básica y collar de caracoles comprado en Punta del Diablo.
En la segunda foto, otro ítem “amazon style” (que me encanta): un blazer de la nueva temporada de Zara, en este caso en cuadrillé marrón pero también viene en azul. Precio: $350 aprox.  Sé que no se puede ver muy bien pero ya lo mostraré mejor en algún outfit. Sombrero: prestado.
En la tercera foto: chaleco con flecos de gamuza de Kosiuko. Los flecos forman parte de esa lista de los 25 ítems top de la primavera – verano europeos de la que ya había comentado algo, y parece ser que también serán un ítem muy presente durante nuestra temporada otoño – invierno.
Y para cerrar: la foto chill out con vieja remera complot, sólo para compartir con ustedes el bello cielo uruguayo.
Antes de despedirme les cuento que en las vacaciones también hice un par de compras (ya tenía previsto antes de tomar mi decisión ahorrativa comprar un par de cosas que en Buenos Aires son más difíciles de conseguir). Mañana o pasado les muestro algún look con alguna de esas prendas como protagonista.

besos y, esta vez sí, hasta pronto

Las mariposas, ¿son libres?

Sí, hoy estoy muy reflexiva y pensando mucho en torno a la cuestión de si los sentimientos nos hacen libres o por el contrario limitan nuestra libertad, tema central -a mi criterio- de la novela Aimez-vous Brahms (de Françoise Sagan), sobre la cual rendí hoy un examen.
Si bien en su momento la gran crítica literaria le dio con un caño, yo recomiendo la novela, me parece que describe muy bien ciertas conductas humanas. No sé qué tal será la traducción española; siempre me parece mejor leer el original, que no es muy complejo a nivel lingüístico, basta con una pequeña base para entenderlo. Y si no, les recomiendo el film hecho por Anatole Litvak en base a la novela, protagonizado por Ingrid Bergman, Yves Montand y Anthony Perkins. Aunque no se enganchen con la historia, pueden disfrutar del bellísimo vestuario de finales de los ’50 de Ingrid Bergman, creado por Christian Dior, y de sus bonitas joyas Van Cleef & Arpels.
Hecha esta introducción, presento mi look de hoy:
-el ítem en base al cual armé todo lo demás es un pañuelo con estampado de mariposas de forever 21, que me regalaron junto con el vestidito balloon negro.
-Debajo de él: musculosa beige de esas que se consiguen por Cabildo/ Santa Fe/ Avellaneda, etc.
-Sobre él: cinturón elastizado de Nina Piu, negro y con una parte de cuero ecológico color suela ($60). Por supuesto, te tiene que gustar la combinación negro-suela (es mi caso).
-Pantalón: negro tregging de Zara (es decir: es una calza de tela de jean muy finita). Ahora venden en la parte de Trafaluc un modelo muy similar pero en azul marino. Precio aproximado: $150
-Y para salir me había puesto mis hunter negras, pero en vista de que salió el sol las cambié por mis texanas en celeste y beige tipo reptil de Clona, compradas hace poco más de un año.
-Como accesorio: los mismos aritos de Nina Piu en plateado y negro que usé hace unos días.
Y si alguien se quiere poner a filosofar conmigo mate de por medio acerca de la espiritualidad de las mariposas (dado que sobre la de los cangrejos ya se ha debatido largamente), será bienvenido.