3. Muñeca (3.0)

 

Había una vez una niña a la que le decían muñeca o, más familiarmente, muñe.

La vestían como muñeca, la peinaban como muñeca, la trataban como muñeca.

Y eso que parecía piel era, en verdad, maquillaje. Un maquillaje que no se compra en ningún lado, antes de que pregunten.

Es que el sistema es tan omnipresente que nos reviste de diversas maneras para que pertenezcamos a él. Y es por eso que es imposible escapar de este sistema mientras estemos en este mundo. Estar “fuera del sistema” es una falacia, al igual que la de la “porcelana fría”.

No. La porcelana no es fría y, aunque suene contradictorio, se quiebra y resquebraja tanto o más que el hielo.

Por eso, cuando las muñecas como la de esta historia crecen, tienen su verdadero cuerpo rajado y pegado con esmero, algunas veces con éxito y otras no. El maquillaje, con el paso del tiempo, se atenúa o desvanece y las fracturas se hacen visibles, de una manera u otra.

Como una de esas tantas niñas que en algún momento fueron tratadas como, vestidas como, peinadas como y llamadas muñeca, también mi verdadera piel es la porcelana y lo que ve el resto de la gente es solo un recurso impuesto que, en ocasiones, deja ver sus hilos a su antojo.

Alguna vez tuve un novio fotógrafo y le dije que quería que me hiciera una foto tirada en el suelo, vestida como muñeca, con la piel muy pálida y líneas pintadas en negro que revelaran los quiebres ocultos. Al día de hoy sigo pensando que ese sería mi verdadero retrato.

Pasó el tiempo, esa fotografía no se tomó y los rasgos infantiles que hubieran hecho esa composición verosímil se desdibujaron.

Pero hoy, en Uruguay, soy esa muñeca tirada en el piso y quebrada tras su caída. El revestimiento se incorpora y camina como ser animado. El alma oculta bajo la porcelana quizá se fugó a través de los huecos hacia un lugar que desconozco y al que -sospecho- no tengo acceso.

Como buena muñeca quebrada, me siento en ese limbo que está entre la vida y la muerte y que decantará hacia un lugar u otro con el paso del tiempo. Y, a pesar de que nunca fue tomado, veo ese retrato que le había pedido a ese fotógrafo con una nitidez superior a la de aquel momento en que lo imaginé.

A los lectores que me siguen o han leído aunque sea de manera ocasional no es necesario explicarles nada. Tanto a ellos como a los nuevos lectores los invito a apoyar mi proyecto independiente visitando -y difundiendo si conocen interesados en esos servicios- mi sitio www.arianariccio.com y/o dando like a mi página de FB, www.facebook.com/artextos.

Porque, cuando algún lector llega hasta acá es porque nos conocemos mucho y no hay demasiado que explicar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s