2. Under pressure 3.0 (versión personal)

hqdefault

 

(to care for the people on the edge of the night)

Medianoche del 14 de febrero, me arranco (con cierta elegancia que intento no perder ni en los peores momentos) el extremo de la sonda que tuve -por primera vez en mi vida- conectada en el brazo hace unas horas.

Y sangra, sangra mucho, demasiado.

Aún anestesiada (no por ninguna sustancia química, sino por el dolor) me pregunto por qué odiosa razón me dieron el alta con ese injerto puesto asumiendo que yo tendría la experiencia o la asistencia como para retirarlo.

Gracias, querida doctora iniciales IQ por haber confiado tanto en mis habilidades médicas, sin siquiera saber que varios meses de mi vida los pasé transitando pasillos de hospitales y aprendiendo de manera informal muchas cosas.

Pero no esta.

La sangre cae como una intensa lluvia de verano de esas que en Maldonado no están ocurriendo y, con cada gota, sangra mi alma también.

Diez horas antes de ese suceso. estoy encerrada en un baño llorando porque me negaron la constancia de trabajo para un apartamento que, al momento, ya había señado. Es claro que no lloro solo por eso. Es por la presión de la mochila de las ilusiones propias y ajenas (me hago cargo; en especial las propias), más pesada que cualquiera de las que haya llevado en cualquier viaje en mi vida. Lloro porque mi cuerpo no está bien nutrido, porque no encuentro contención alguna en mi espacio laboral -yo, que siempre me caractericé por ofrecerla aunque luego me clavaran puñales en la espalda-, porque las distancias que tengo que recorrer a diario me agotan y porque nadie, en absoluto nadie, sabe lo que me estoy jugando en esta apuesta que, a partir de esa media hora, resulta ser una ruleta rusa.

Lloro porque nadie golpea la puerta del baño durante esa media hora a pesar de que es evidente que estoy llorando y hay una situación que me angustia. Mis lágrimas son la premonición de lo que serán las gotas de sangre diez horas después: caen y caen sin cesar. Lloro porque sin esa constancia veo perdidos la seña y el apartamento que tanto me costó encontrar.

Lloro, y tomo una pastilla para los nervios. Y una hora después me pinchan con la sonda -que luego tendré que arrancarme sola- en una guardia.

Eso podría solo ser una anécdota, porque por algo lo estoy contando, aunque no le deseo a nadie vivirlo.

Con el alta dada, lloro por lo que ocurre en el después. Hago el duelo por la muerte de ese resto de capacidad de sorpresa que ya creía perdida por todas las cosas vividas en esta intensa existencia. Lloro por la la falta de tacto, de empatía, por la incapacidad de ponerse en el lugar de otro y comprender todas las renuncias y todos los sacrificios implicados en comprar un viaje que me habían vendido como soñado.

Supongo que la ingenuidad es una característica que jamás perderé del todo, pero a la vez hay un antes y un después de esta experiencia, que nunca podrán comprender los que no la hayan vivido. Por eso, a partir del 14 de febrero soy un poco más misántropa y bastante más selectiva con la gente que me rodea. Hay momentos cruciales en la vida y este fue uno de ellos. Al fin y al cabo devota creyente del timing, quien no estuvo cuando tenía que estar, ya no tiene sentido que esté.

Es un duelo amplio, en todos los sentidos.

Como una de las tantas consecuencias de este hecho, decidí profesionalizar lo que ya venía haciendo de manera más informal en cuanto a corrección y redacción. Si necesitan esos servicios o saben de alguien que los requiera, agradeceré la difusión de www.arianariccio.com.

Y para los que viven en Uruguay, también agradeceré la difusión de otro proyecto en el que participo: Soluciones de Punta.

PD. La “versión profesional” de esta historia puede ser leída en arianariccioblog.wordpress.com.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s