3 (2.0). (Querida)

PicsArt_1409176263729

Ella corta un pedazo de jengibre, lo pela y lo ralla en un vaso de whisky (vacío).

Corta una lima en mitades, la exprime, vierte el contenido en el vaso, corta las mitades de cáscara en cuatro y las pone en el vaso.

Y le agrega azúcar. Bastante azúcar.

A falta de mortero agarra un utensilio de madera y le da duro y parejo al contenido del vaso con el mango.

Y no hace falta decir qué bebida alcohólica le agrega si sabemos que esta escena está ocurriendo en Uruguay.

………….

Oh, no sabemos si falta tanto o si falta tan poco.

Le cancelan una entrevista largamente esperada.

Se la postergan, mejor dicho. Para ella es lo mismo porque en este momento en su calendario no existe el hoy, no existe el mañana. Sólo existen los números tachados, una larga lista de números tachados.

(¿El jengibre será estimulante? se pregunta ella, que sólo lo compra porque le gusta su picor).

No sé, más bien es la hora del mate (querida), y no lo tomamos con jengibre, así que no sabemos qué responderte.

(¿Será rico el mate con jengibre? se pregunta ella).

Es el momento después de haber consumido una droga dura, una droga muy dura, la peor de todas, porque es de curso legal y es irrepetible. Una vez que sale del mercado, es imposible de conseguir.

No (querida), no hay dealer que te la consiga. Salvo que puedas negociar con Dios.

Es uno el que debe salirse del mercado antes de que la droga se acabe o acabe con uno. Por lo general, son dos cosas que ocurren en simultáneo. Una pena.

(¿Cuál es esa droga? se preguntan ellos).

Nunca lo sabrán (queridos) hasta que no la encuentren y la prueben por ustedes mismos.

Pero esperamos que eso no les ocurra.

Y, si se hicieron esa pregunta, están a salvo. Porque si hasta ahora no la conocieron, es probable que no la conozcan jamás.

Y sí, se bajarán de maneras horribles de muchos cielos ficticios, como todos nosotros. Pero bajarse de ese, es un bajón que no se cura con un día de cama, o una caja de alfajores de las sierras de Minas, o veinte litros de Colet, o acariciar una gata de ojos celestes bellísimos que te miran entre egoístas y solidarios, o dormir con un perro que pone su cara en tu cuello para que todo eso que no se puede decir se disuelva antes de que te envenene.

Ella recuerda que NO tiene documento argentino para viajar pero, una hora antes, ya estaba orquestando todo para viajar a Buenos Aires la próxima semana. Tendrá que averiguar cómo hacerlo con la cédula uruguaya.

Porque dos horas antes, le avisan que algo que esperaba ansiosamente va a estar listo en una semana.

Y eso, solamente eso, es lo que hace que este día tenga sentido, que junto con el cielo ficticio no se caiga el universo entero y con él todos los días tachados en el calendario, para llegar a ese punto ausente donde ya no hay nada que presenciar.

Porque aferrarse a un sueño, a la estela de un sueño, a ese polvo lumínico que se desprende de él,

esa, quizás –y sólo en una de esas- esa, sea la única manera de maquillar las heridas de esa caída abrupta del bajón. No por esperarla se está a salvo de ella. Todo lo contrario.

Pero, ah, en unos días ella tendrá en qué ocuparse y volverán a aparecer los días en el calendario y todas las letras y las palabras y los silencios se ordenarán en su curso normal.

Un par de horas antes de recibir el mail con la noticia que sigue sosteniendo al universo en su lugar, ella le escribe un mail a la única persona que puede ayudarla en estos casos aunque no sepa muy bien en qué la está ayudando.

Un par de horas antes de escribir el mail abre los ojos rodeada de animales que la miran como cualquier otro día sin entender que ese ni siquiera es un día para ella.

No hay peores penas que las que no se pueden contar. Sólo se puede hacer literatura con ellas, con sus sombras, sus siluetas, y las mínimas trazas que dejan fuera del universo particular.

Pero eso (queridos) no es necesario que sea explicado. Eso lo sabemos todos.

Lo que, ay, no sabemos, es si falta tanto o si falta tan poco.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s