95. El cielo está a mis pies

11

“Si no leyó ‘Las puertas del cielo’ de Cortázar estará en un problema”

decía la consigna de un parcial domiciliario de mi carrera en la que se nos pedía un análisis de la relación celeste – cielo – Celina, tríada simbólica que conformaba el esqueleto de aquel universo de sentido creado por Cortázar en el cuento de referencia.

En esas muy lejanas épocas, efectivamente, eso era un problema. Muy fácil de resolver -no obstante- en relación a otros.

Hoy, mientras escribo, miro sin filtros (o mejor dicho con el de la mirada, que siempre construye aquello que vemos de acuerdo a la historia social e individual que la educó) un pedazo de cielo celeste a través del resquicio que deja el espacio abierto de la puerta corrediza de vidrio junto a la cual me siento a escribir.

En Montevideo, al igual que en Buenos Aires supongo, ha llovido durante la mayor parte del día.

Yo estoy maquillada como para salir, pero los planes que tenía se disolvieron entre las gotas de lluvia y no veo rastros de ellos sobre las baldosas de la terraza; sólo veo la tierra casi negra de las macetas que la tormenta arrastró de su ubicación original durante la madrugada.

Los trazos coloridos sobre mi rostro son el único indicador de que esos planes alguna vez existieron.

………….

“Perdida”

Eso es lo que dice, con exquisito e involuntario sentido de la oportunidad, un mensaje que recibo por whatsapp cuando me siento a escribir y, sin saberlo, describe con mayor profundidad de la pensada esa situación en la que me encuentro.

Sí, estoy perdida, quizá desde aquella caminata trayecto Carrasco – Punta Carretas que en todos sus pormenores relaté en “Ella se perdió”. O tal vez desde antes, o tal vez desde después.

Sí, hola, soy Ariana, y como mi tocaya griega tengo una cierta relación con los laberintos. Conozco sus vericuetos, pero todavía no los domino del todo. Claro que llevo mi hilo en la cartera, pero a veces me enredo en él y me aprisiona tanto que siento que me asfixia.

Y, por supuesto, conozco bien al Minotauro. Algún día nos vamos a ir juntos de copas y vamos a posar para la foto.

Si la persona que me envió el mensaje me conociera más, hasta podría llegar a sentirme ofendida por la ambigüedad del término.

Pero no me conoce tanto y, de manera coherente con mi política de vida, tomo las palabras que recibo como de quien vienen y de la relación que nos une.

En este caso, no puedo dudar de que la carga de sentido alude a una desconexión con el mundo que me rodea –del cual la persona emisora del mensaje forma parte- y admiro la sincronicidad con la que llega a mi teléfono.

Ya lo dije unas veinte veces en este blog, y lo seguiré repitiendo más tarde o más temprano en cualquier texto que escriba, porque forma parte de esos preceptos que merecen mi adhesión de manera inquebrantable:

la vida es una cuestión de timing.

…………..

Yo no sé exactamente dónde se ubica ese (ese) pedazo de cielo celeste que vislumbraba hace unos minutos y que ahora se esconde tras un velo de oscuridad que impide el acceso a aquellos que carecen de la llave que sólo ciertos privilegiados –como Celina en el cuento- poseen.

El que puede, cruza las puertas de ese cielo donde tal parece que lo más primitivo se trastoca en la refinación última de la felicidad; el que no, contempla, analiza y teoriza acerca de un estado de beatitud que, como una burbuja, puede romperse al menor contacto con esa aspereza que suele caracterizar a los pensamientos de nos, aquellos que no tenemos llave ni cerrajero amigo y ni siquiera sabemos bien dónde queda la cerradura.

Tal vez el cielo sean los tres días que me quedan hasta el sábado 12. Los tres últimos días de abril donde creo que vale la pena seguir buscando trabajo.

Tal vez el cielo comience el sábado 12 y termine el lunes 21, en esos días donde el ritmo del país se detiene (o aumenta, de acuerdo al lado de la puerta desde donde lo observemos), donde por lo tanto será inútil buscar trabajo y donde no me va a quedar otra que vivir de vacaciones aunque no tenga un peso en el bolsillo. Pero donde veré al menos a un par de queridas personas porteñas. Son mis dos únicos planes confirmados para esos días.

Tal vez el cielo comience el 21 y se extienda hasta el 30, en aquellos días donde la aceptación de lo que haya ocurrido hasta ese momento sea casi la única alternativa posible.

O tal vez el cielo se encuentre en un horizonte alternativo que decidí desempolvar y comenzar a recorrer.

Yo no sé.

……………………

Quiero cerrar el post con un pedido a mis lectores, los habituales y los ocasionales, y trataré de ser sintética aunque tal habilidad no forme parte de mis capacidades. Hace unos días y de manera completamente fortuita tuve oportunidad de encontrarme con una crítica pública hacia mi persona en tanto autora de este espacio, y el mensaje vertido era –palabras más palabras menos- que esta historia es una suerte de monumento que de tanto hacerle culto a las dificultades de la vida resulta poco creíble.

Bueno, el punto no es que se ponga en tela de juicio la veracidad de las situaciones narradas, a las que de hecho muchas veces suavizo porque suelen ser más crudas (ni hablar de las que omito contar, que aunque no se crea son varias). El punto es que, por respeto a todo lo que para mí implica abrir mi corazón y contar una historia que no por originarse en una elección voluntaria es fácil de ser vivida, espero que el lector que tenga una crítica hacia mí elija una de las siguientes dos opciones, a saber: 1) dejar de leer este blog y reservarse la opinión o 2) dirigirla a mí directamente.

Que por mi parte elija responderla o no ya es otra cuestión, porque creo que cuando se parte de dos historias de vida y percepciones del mundo claramente muy diferentes, mantener un debate es algo bastante inconducente. Ninguna de las partes involucradas va a cambiar su punto de vista ni va a convencer a la otra de adoptar el suyo. Simplemente pido, a quien sienta el deseo de expresarlas, que esas opiniones lleguen al destinatario que considero debería recibirlas. En este caso, yo.

Por lo demás, este espacio –que es público por elección porque creo que la literatura conecta a los seres afines y nos ayuda a conocer realidades muy diferentes a las que vivimos en nuestra por definición limitada experiencia singular- va a seguir siendo lo que es: una fotografía de lo que es mi vida en el momento en que me siento a escribir. Y muchas veces una fotografía está desenfocada o no muestra sonrisas falsas y sin embargo puede ser tan o más expresiva que una más armónica o agradable a la vista.

Por lo tanto, va a seguir siendo el relato de los aspectos más oscuros y menos glamorosos de la vida de una aventurera.

Si en algún momento de ese devenir literario logré que al menos un solo lector recorriera alguno de los matices de ese arco que va desde la incomodidad hasta el hastío, me siento honrada en mi rol de narradora porque lo tomo como un indicador de que conseguí transmitir con cierta precisión la sensación de soledad que tantas veces sentimos los seres sensibles al caminar por los pasillos estrechos y ásperos de esos laberintos en los que nos perdemos tan a menudo.

Anuncios

2 pensamientos en “95. El cielo está a mis pies

  1. Querida Ari, aunque siempre te leo (o muy asiduamente) intento comentar solo cuando creo que tengo algo minimamente interesante para decir. Hoy voy a decir algo que suena cursi, remanido, hartamente repetido pero no, por ello, menos cierto. Puede, quizás, tal vez… que porque te leo “desde afuera” veo algo que probablemente no sabés o no viste. El cielo, me corrijo: EL CIELO, puede que no esté en la semana del 12 al 21 o del 21 al 30 (o lo que sea)… el cielo está en vos, está dentro tuyo, está en tu mirada, está en tu alma aventurera más allá de la geografía donde se recueste. El cielo sos vos, el horizonte, el infinito… Te quiero! Besos!

    • Romi: realmente sos esa hada/maga/bruja que llega con las palabras justas en el momento justo. Yo también te quiero mucho, sé que sos una persona especial y agradezco que la vida nos haya dado la oportunidad de conocernos gracias a ese grupo tan especial en el que tenemos personas en común también muy queridas. Valoro mucho (pero mucho!) tus palabras en este momento. Te mando un beso grande!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s