2. Día Cero

El lunes 11 a las 9 de la mañana llovía en Montevideo, mucho. Tengo la impresión de que en la Ciudad Vieja -donde estaba en ese momento- la lluvia se siente más y no hay paraguas que la detenga, te llega hasta el alma, especialmente en un día feriado. A nadie se veía en las calles de la ciudad (y menos en las de ese barrio).

Los colectivos pasaban en horarios de feriado; es decir, casi nunca.

Y a todo eso, yo no sabía dónde iba a dormir esa noche. En el muy coqueto hostel donde estaba no tenían lugar para el lunes.

Tenía, entonces, dos cosas por resolver: cómo iba a llegar a mi primer día de trabajo y dónde podía ir una vez que esa jornada inaugural hubiera terminado.

Lo primero se resolvía fácil, con un  radio taxi (la complicación era el poco efectivo con el que había encarado el viaje, pero en todo caso ese sería un tema a resolver después ya que tenía frentes más apremiantes que cubrir en ese momento). Lo segundo dependía de algún milagro ya que se repetía la misma situación que la tarde anterior en tres cruces: no había camas disponibles por ningún lado. Camas al alcance de mi bolsillo, se entiende.

Y justo antes de salir, llegó el mail salvador, de una persona a la que estaré eternamente agradecida: Juana. Una mujer encantadora a la que conocí el año pasado en el teatro Solís cuando asistí a TEDx Montevideo. Y que, casi sin conocerme (sólo nos vimos en esa velada), me abrió las puertas de su casa en Carrasco. Es por esas cosas que amo Uruguay y que, pase lo que pase, lo amaré siempre.

El taxi hizo el trayecto Pocitos – Ciudad Vieja en 15 minutos y pude contar con los dedos de una mano las personas que vi en el recorrido. Montevideo era una ciudad fantasma, por lo menos a esa hora y con ese clima. Llegué antes del horario en que tenía que entrar y estaba muy tranquilamente tomando mi botellita de Coca Zero en, digamos, el zaguán del lugar donde trabajo. Hasta que vi una rata casi a mis pies y decidí que era el momento de tocar el timbre.

Y cuando llegó la hora de irme, me esperaba la travesía Pocitos – Ciudad Vieja (una punta de la ciudad) – Carrasco (la otra punta de la ciudad). Dado que, como conté en el post anterior, el peso del equipaje era equivalente al mío, después de hacer el primer tramo (Pocitos – Ciudad Vieja) en colectivo, tuve que hacer el segundo tramo (Ciudad Vieja – Carrasco) en taxi. El taxi más caro de mi vida en años.

Pero hacer ese viaje fue un placer porque implica recorrer la rambla de punta a punta, experiencia que recomiendo a todos los que visiten Montevideo. Y porque, del otro lado, me esperaba la hospitalidad de Juana y un bello bungalow en el fondo de su casa, que para mí fue un palacio sacado de un cuento de hadas.

Y así fue, más o menos. Pero ese es tema del siguiente post.

Un beso

PD. Si alguien llega a este post buscando hostel en Ciudad Vieja, recomiendo mucho aquel donde estuve esa noche, Jardines de Babilonia (para un argentino -al menos de cierta edad- ese nombre remite a otra cosa, pero la versión uruguaya es bien diferente). Dirección: Sarandí 310. Hay que recordar que la Ciudad Vieja es muy pintoresca de día pero, de noche, hay que saber moverse por ella, de manera que no lo recomendaría para personas solas que vayan por primera vez a Montevideo. Pero, si van en grupo o ya tienen cancha en recorrer la ciudad, es una opción que recomiendo: una casa antigua muy bella y muy bien llevada por tres chicas encantadoras. No es de los más baratos, pero vale la pena el precio pagado.

PD (2). Los que hayan escuchado la canción de La Ley que da título a este post -y se hayan sentido identificados con su letra- comprenderán el porqué de la elección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s