(sin)razones

 

Dado que en estos últimos días no estoy de ánimo para sacar (menos para sacarme) fotografías, pero no quiero renunciar a escribir en este espacio que en cierta forma es terapéutico para mí, esta tarde decidí armar un pequeño post que -de alguna manera- tiene que ver con la fotografía.

Hace unos días uno de mis contactos de facebook publicó una foto editada con una aplicación que reproduce el póster de una película. Esa foto me pareció muy simpática y decidí probar la aplicación (ok, mis lectores saben que no estoy saliendo mucho de casa, así que dispongo de bastante tiempo para hacer esas cosas).

El film en cuestión se llama “No te enamores de mí” y mirando los afiches oficiales no me termina de quedar claro si se estrena en abril o mayo, pero asumo que la fecha válida es la del 10 de mayo. No pretendo emitir crítica alguna acerca de la película. Primero, porque no llegó a mi computadora ninguna copia pirata y, segundo, porque para eso están quienes con amor y dedicación se dedican específicamente a escribir sobre cine. Sólo voy a ocuparme del tema de la aplicación.

Dicha aplicación nos permite seleccionar alguna foto de nuestros 25 álbumes más recientes (no aplican ni las fotos del perfil ni las del muro) y agregarle una leyenda que explique por qué no es una buena idea que algún incauto se enamore de nosotros.

En mi caso, tengo bastante más de 25 álbumes y, por supuesto, las fotos que a mi criterio más me permitían jugar no eran las que fueron cargadas por la aplicación. En fin, para no hacer movidas de fotos entre álbumes, seleccioné entre las disponibles y me armé cinco versiones de afiches.

Es claro que la mera idea de decirle a alguien por qué no se debería enamorar (o sí) de nosotros resulta no sólo soberbia sino decididamente inútil. Y, sin conocer en profundidad el argumento de la película, supongo que justamente se basará en que intentar dar razones para algo donde la razón no interviene a) por lo general produce el efecto contrario a lo que (aparentemente) se busca obtener y b) suele ser el hecho madre de muchos desmadres. Pero esa es otra historia.

Finalmente, y como es previsible, si hubiera tenido que ser 100% sincera en las frases de mis versiones de los afiches, hubiera debido escribir otras cosas. Parafraseando a Laura Pausini, muchas veces uno escribe cosas hipotéticas para no escribir las auténticas. Que a partir de lo hipotético se pueda vislumbrar lo auténtico, no obstante, puede ser posible. Pero esa también es otra historia.

Aquí, simplemente, comparto los resultados de un juego y un momento de distracción.

Primero, los afiches oficiales, con Julieta Ortega. Pablo Rago, Guillermo Pfening con su bella Canon, y Mercedes Oviedo.

afiche no te enamores julieta ortega

afiche no te enamores pablo rago

afiche no te enamores gullermo pfening

afiche no te enamores mercedes oviedo

 Y -a continuación- las mías, que son el ejemplo perfecto de que los colores de pelo, el peinado, el maquillaje o la ausencia de él y sobre todo el estado de ánimo hacen que podamos parecer una persona completamente diferente en momentos que no están demasiado alejados cronológicamente uno de otro. Todas las fotos, aunque no son de ayer, son relativamente recientes. La del pelo largo parece casi de otra vida (y de alguna manera lo es) pero no fue hace tanto que andaba con esas mechas por la vida.

Besos

Anuncios

2 pensamientos en “(sin)razones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s