Los 25 ítems del otoño/ invierno 11/12 – Parte I

Quizás porque -a esta altura del año- estoy viendo que no podré comprar ropa en los meses que restan del 2011, mi mente se proyecta hacia las compras que -ventas de zapatos mediante- podré hacer en el 2012. Es la única manera de sentirme mejor y no sufrir cuando a mi alrededor todo el mundo habla de lo que se viene para nuestra primavera/ verano y de sus compras de los albores de temporada.
Dedico entonces esta nota especialmente a :
a) las mujeres que -quizás por motivos diferentes a los míos, pero crudamente reales al fin- han debido olvidar por este año de qué se trataba eso de hacer una lista de compras de temporada, y
b) las afortunadas que saltarán el gran charco hacia el otro hemisferio y podrán comprar ahora alguno de estos ítems.
Y, por supuesto, dedico este post también a las/os amantes de la moda en general de este lado del mundo que, aún sin haber terminado de ver lo que se usará en la época estival, desean saber qué les depararán las vidrieras otoñales.
Por eso les presento la primera parte de una nota que leí en el sitio madmoizelle, del que ya he hablado en el blog. En ella, se presentan los 25 ítems “imprescindibles” del otoño/ invierno europeo. Quienes quieran practicar su francés y leer la nota original, pueden hacerlo en http://www.madmoizelle.com/must-have-automne-hiver-2011-2012-55188. Yo simplemente traduje las ideas más importantes y busqué algunos ítems que me parecieron representativos (además de agregar algunas opiniones, claro).
Los 5 primeros ítems son:
1) El tartán, que no es otro que aquel estampado típico de las kilts escocesas que al menos en mi generación se usaban cuando éramos niñas. El tartán tiene una laaaarga historia detrás y -en sus versiones originales- forma parte de la tradición cultural escocesa. Si les interesa el tema, pueden ver un muestrario de estampados típicos de tartán (y su historia) en http://www.tartans.scotland.net/.
El primer ítem es un nuevo modelito de Manolo Blahnik. Si bien los usaría, no va a haber nada parecido en mi colección por el momento, porque no tengo previsto usar tachas en el futuro cercano.
El segundo, un abrigo de la nueva colección de H&M (30 euros) y el tercero, una pollera de la misma marca, muy estilo uniforme de colegio (20 euros).

2) Los sweaters de malla gruesa, mejor aún si tienen trenzas, ochos, o tejidos con relieve. No es necesario que sean de pura lana, simplemente que repliquen ese estilo de tejido a mano. Como ejemplo, va uno de Zara (15% lana, 15% de alpaca… y 70% de acrílico) a 40 euros, y un cardigan mostaza de Topshop (también 40 euros).

3) Los tapados “color block”, una tendencia que pasará del verano al invierno, especialmente en lo que a abrigos se refiere. La paleta de verdes invernales, los anaranjados, el fucsia y los azules intensos acompañará -tal parece- nuestra blanca palidez. Como primer ejemplo, un tapado turquesa furioso de Debenhams (que tranquilamente usaría) a 110 libras y, como segundo, un anaranjado rabioso de Burberry… un poquito más caro, como imaginarán.

4) Los estampados “estrella”, un motivo que vuelve cíclicamente y que muchas marcas parecen haber adoptado en forma crónica (como Jazmín Chebar que casi siempre tiene en sus colecciones alguna prenda con estrellitas). Ejemplos: cardigan de Topshop (36 libras), que yo compraría, y -para las más jugadas; es decir, también compraría- unas medias con estrellotas de Henry Holland que también se consiguen en Topshop, por ¿módicas? 15 libras.
Nota al pie: ya tengo pensadas unas botas de caña alta que tienen mucho que ver con esta tendencia y que seguramente verán la luz en algún momento de este año. Ya se las presentaré… las fanáticas de las estrellitas se caerán de espalda (espero), y yo la primera. Amo esas botas, que por ahora sólo existen en mi mente, pero serán materializadas fuera de ella.

5) El traje con corte de smoking, el famoso “tuxedo” que -según madmoizelle- no será tan al cuerpo como en otras temporadas, sino que tendrá un corte más masculino. Los detalles femeninos estarán dados por los accesorios como los zapatos y las camisas, aunque ese sitio sugiere también acompañarlos con zapatillas. Los pantalones en general tendrán ese detalle clásico de los trajes-pinguino, el galón satinado a los costados.
Ejemplos: blazer de algodón de House of Fraser (230 libras, nada que envidiarle a un blazer de nuestras marcas shoppineras), que tranquilamente podría ir con el pantalón de Burberry Prorsum (obviamente subimos la apuesta, 795 libras). A su vez, el pantalón también podría ir con un blazer más económico (que adoré): el azul francia de River Island (45 libras).

 

Besos y, prometo que esta semana, la segunda parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s