La fe de los conversos

Hace unos días hablaba de la fe de los conversos: personas que -en algún momento de sus vidas- abrazan una fe que en épocas pasadas desconocían o, incluso, combatían. Y, una vez convertidos, defienden esas creencias con más ahínco que las personas que nacieron con -o mejor dicho, fueron criadas en- esa fe.

En este momento de mi vida confluyen dos circunstancias: una, de base; la otra, coyuntural. La de base es que siempre me gustó ser diferente, usar cosas que sé que pocas personas se animarían a usar… en definitiva, cultivar un estilo muy personal. La coyuntural es que, como estoy armando un proyecto profesional y necesito fondos, no estoy comprando ropa. 

PERO… el sábado tengo un evento muy, muy especial y la ocasión ameritaba una prenda igualmente especial. Ya vimos que a) de acuerdo a mis gustos, quería comprar algo lo más exclusivo posible y b) mi situación presupuestaria actual no da para contratar a un diseñador que me haga una prenda desde cero.

Entonces, viajé con mi mente a la infancia y recordé que mi mamá encontraba cosas divinas en las ferias americanas y empecé a considerar esa opción. Voy a ser muy honesta: siempre tuve manías con la ropa usada, salvo que fuera de alguien conocido y querido. No tanto por una cuestión material (después de todo, la ropa siempre puede lavarse o enviarse a la tintorería), sino por una cuestión energética, porque creo que la energía de los dueños de la ropa queda en ella… e imposible saber cómo era esa persona que vestía aquello que nos gusta. 

Sin embargo, recientemente -y quizás debido a que estoy observando bajo una nueva luz muchas, muchas cosas de mi vida- comencé a pensar que, sin importar las energías que llevara la prenda, cuando uno ama y elige algo de alguna manera le da una nueva vida… con nuevas energías, por supuesto. 

Tranquilos: no me voy a poner metafísica. Simplemente quería contar la pequeña historia de mi transición desde el recelo hacia el interés por las prendas vintage. Y así fui a visitar Bimba, el local de Jazmín Rodríguez, curadora de prendas únicas, con texturas y estampados ciertamente difíciles de encontrar hoy en día en un shopping. Para quienes gusten del estilo retro, recomiendo ampliamente una visita al showroom de Bimba: encontrarán vestidos, camisas, faldas, abrigos, pantalones y accesorios únicos y a un precio muy accesible si lo comparamos con los de marcas con mucho hype pero a las que no se les puede pedir la exclusividad de lo irrepetible. Y si les gustan las telas y el diseño europeo, estarán felices porque ese es el origen de varias de las prendas. Y si les gustan las carteras y los pañuelos, estarán más felices aún (en lo personal, creo que es lo que más me gustó).

Para visitar Bimba (en Salguero y Soler), hay que acordar una cita con Jazmín, a quien pueden contactar a través de su blog: bimbaropavintage.blogspot.com.

Les dejo algunas imágenes del local,
hasta pronto.

PD. Próximamente mostraré las prendas que compré.

Anuncios

6 pensamientos en “La fe de los conversos

  1. hola Ariana, a mi también me daba una extraña sensación la ropa usada, pero empecé a encontrar pequeños y únicos tesoros y cambié de opinión. En muchos blogs de moda, sobre todo de Europa y EEUU las chicas están como locas buscando y usando vintage.Amé las carteras! son un primor. saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s