Del río y de la plata

Dedico el post a dos lugares: uno que visito de manera asidua y otro que visité en el marco de la noche de los museos.
El primero está ubicado en costanera norte y se llama –era previsible- Puerto Norte. Ahí es donde voy a mis clases de timonel  y a esta altura las tomas de agua, los barquitos de prefectura haciendo control de alcoholemia, los troncos y deshechos varios flotando, la chatarra junto al muelle y las máquinas de café que te dejan sin monedas y te entregan a cambio bichitos flotando en un líquido más turbio que las aguas del río ya forman parte de mi vida.
Pero no todo es tan prosaico, y aunque lo fuera es un precio que pago con gusto por el placer de subirme al barquito en un día de sol y cielo despejado como el último sábado. Creo que en pocos momentos se siente tal libertad como en el de soltar amarras, y creo que pocas actividades brindan tantas enseñanzas para aplicar en la vida cotidiana como la náutica. Algún día le voy a proponer a algún marinero experimentado escribir un libro titulado Así en la náutica como en la vida, o algo por el estilo, a ver si hacemos negocio y me puedo comprar un barquito.
Y en el corto plazo, si mi instructora me deja (es un poco complicado agarrar la cámara cuando con una mano estás timoneando y con la otra luchando con la botavara para virar), ya sacaré fotos desde el barquito-escuela, que sin dudas serán muy superiores a estas.

Nota: no saqué fotos de mi vestuario porque es muy fácil de imaginar. ¿Vieron las fotos de Carla P en la campaña de Vitamina, derrochando glamour arriba del crucerito?
Bueno, mi vestuario para las clases sería exactamente lo opuesto.
Esa misma noche, y tras un intento frustrado –demasiados autos, demasiada gente, demasiado viento y demasiado vestuario de veranito en mi caso- de llegar a Costanera Sur para ver el espectáculo de la compañía de danza aérea, visité en cambio el museo Fernández Blanco (cuyo jardín me encanta).
En el contexto de las actividades “especiales” previstas para la noche de los museos, se organizó un festival musical donde las obras interpretadas y la ornamentación del escenario se unían en una sinergia que creaba un clima especial, muy íntimo y cálido. Tendrían que haber grabado un dvd y venderlo como se hace con los unplugged de MTV.
Por otra parte, visitar la colección de este museo –como la de tantos otros- invita a la reflexión. A mi criterio, las piezas de platería son aquello que más llama la atención entre todas las obras expuestas. Algunas de ellas son deslumbrantes por su belleza y su nivel de detalle, pero es inevitable pensar en las condiciones en que fueron producidas y en que cada una de esas obras encierra una historia cuyo costado oscuro es directamente proporcional a la sofisticación de su aspecto. Por eso creo que visitar un museo es una de las mejores formas de acercarnos a nuestra propia historia, porque lo que podemos aprender va mucho más allá de aquello que podemos apreciar a simple vista.
Fin del recorrido: vidriera de Benito, que con su colorido hacía contraste con mi vestimenta en blanco y negro (salvo por la campera de jean, una reliquia de mi guardarropas). Nada se ve muy bien pero ya lo mostraré mejor.  Items de ese día:
-Blusa (así decía la etiqueta, pero para mí es más vestido que otra cosa) “tipo” seda de Vitamina, de hace tres años, con estampado geométrico blanco y negro.
-Y pantalón blanco acampanado de Ver, de hace 5 años.
-Y la campera… mmm mejor no recordar cuantos años tiene.
Como se puede ver -dada la antigüedad de mi vestuario- le hice honor a la calle Arroyo y a todas las cosas antique que hay en algunos locales. Es que ya me imaginaba que iba a pasar por ahí y quería vestirme a tono…
Anuncios

4 pensamientos en “Del río y de la plata

  1. Ay Ariii fuieste al Fernandez Blanco!!!! yo quería ir, de noche cuenta la leyenda que aparece un fantasma y me moria por ir con la luz de la luna!!! yo estuve en un jardin de museo también moy lindo: el larreta. Hermoso el outfit! me copa el efecto que le da la campera de jean. Yo compré una camisa de esa tela y la uso tipo de saquito! Ah! y que hermoso el río! las aguas calman

  2. gracias chicas! ahhhh esto de no tener conexiòn! estoy muy atrasada con todo y cuando tengo un rato de internè (como dirìa sabri) tengo que hacer taaaantas cosas que no puedo ocuparme de esto como a mi me gustarìa. Espero se resuelva en breve. Un beso a las 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s